James Rhodes

Pan JR
EL ESCORIAL 1 de Julio de 2016
 

EL ESCORIAL 1 de Julio de 2016

James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Flyer James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 SET List James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Autógrafo

James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Foto 1 James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Foto 2 James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Foto 3 James Rhodes - El Escorial 1 de Julio de 2016 Foto 4

 

Un piano de cola Steinway en un auditorio moderno, con luz tenue y un repertorio anunciado de obras para piano de Bach, Chopin, etc. Todo presagia un concierto de música clásica tradicional, con su ‘obligada’ etiqueta y formas a guardar. Los que íbamos sabíamos que al londinense James Rhodes le da todo eso bastante igual. Este hombre bajito, tímido, con un pasado torturado y un presente esperanzador intenta cambiar la imagen y la idea que tiene el público general sobre la música clásica. Por ello cuida algunas cosas con esmero: la hora de los conciertos, para que sea una hora racional después del trabajo, para cualquier edad y no demasiado tarde; su repertorio por épocas no mezcladas y su rigor a la hora de tocar obras completas, no popurrís verbeneros para que el público dé palmas. Todo le demás le da absolutamente igual y está suponiendo una pequeña revolución en el mundo de la interpretación clásica. Va vestido con una camiseta fea y gastada que le debió costar 1 libra de segunda mano, vaqueros y zapatillas, habla (¡que atrevimiento!) entre canción y canción, presentándola y dándonos datos de porqué la interpreta, qué supone para él, alguna anécdota. Tiene una pequeña chuleta y un SET List que varía en función de su estado de ánimo, al final del concierto se acerca a hablar, hacerse fotos y firmar lo que le pidan… en fin, la antítesis de un concierto en cualquier auditorio oficial. La portada de su primer disco de título ‘Razor blades, little pills and big pianos‘, con la foto de él mismo con camisa de fuerza, parece un disco de algún pirao de música electrónica, siendo un cuidadísimo disco de piano de autores como Beethoven (‘el puto Beethoven‘ le llama), Chopin, Moszkowski… otra antítesis en las portadas oficiales con acuarelas neoclásicas o recortes de Matisse.

El público era más que heterogéneo, familias completas con abuelos, padres e hijos, parejas maduras con traje él y tacones y traje de noche ella, veinteañeros con camisetas de calaveras. Era fascinante comprobar cómo este hombre a solas está consiguiendo romper moldes y acercar la música clásica a quien le pertenece: a todo el mundo, no a una supuesta élite de entendidos septuagenarios. Su primera intervención hablada fue para pedir excusas en nombre de todos sus compatriotas del brexit, sintiéndose avergonzado como inglés del resultado del referéndum. Nos ofreció interpretaciones de obras que le apasionan: alguna Polonesa de Chopin, con la explicación de su ‘fucked up’ historia de amor con George Sand; la Chacona de Bach en la versión para piano de Busoni, su composición favorita de la historia que textualmente explica que le salvo la vida (más que verosímil que así fuera); obras de Rachmaninov… y no muchas más, cada pieza duraba más de quince minutos y el concierto duró aproximadamente hora y media. Se dirige al público como si fuera un novato, con respeto, agachando la cabeza, con timidez y con bastante humor… es increíble saber que su técnica al piano la tiene de forma autodidacta, sin haber pisado un conservatorio.

Este concierto y la gira en la que está inmerso más que la promoción de un disco es la promoción de un libro, su autobiografía Instrumental de muy recomendable lectura. Un libro que habla de música, de vida y del milagro de sobrevivir. Este libro, el concierto y lo que le ronda por la cabeza a James giran alrededor de la misma idea: la vida, la existencia de las personas se reducen a dos conceptos: Love and Death (…ya lo decía Klimt y otros muchos, Eros y Tanatos…). Para demostrarlo interpretó Orfeo de Gluck, la leyenda clásica más evidente al respecto.

No hay comentarios

Cuéntanos algo!

Sonido EPF·····························································© 2013 Francis Tsang y Pablo de las Heras························································Síguenos enfacebook