Chick Corea

ChickP
MADRID 12 de Noviembre de 2007
MADRID 13 de Noviembre de 2017
 

MADRID 12 de Noviembre de 2007

   

(Foto del show Julio de 2008)

MADRID 13 de Noviembre de 2017

  

Diez años y un día después del concierto de 2007, volvimos a disfrutar de un concierto de Chick Corea y su banda. Siempre se ha rodeado de músicos magistrales como él, esta vez venía con su colega de los 70 Steve Gadd, batería ilustre que ha tocado todos los palos de la música: Jazz, Rock, Soul… 

El repertorio variadísimo, desde sus tiempos de Return to Forever a piezas al piano de música clásica por las que Corea siente devoción y le apetecía tocar. El resto de la banda músicos muy jóvenes, gran protagonismo a la percusión de Luisito Quintero y sus mil gadgets sonoros, todas las canciones tenían ese fondo latino-fusión que tan bien acopla con el resto de complejísimas composiciones de aire jazz o de difícil etiqueta. Todos tuvieron protagonismo con largos solos en las largas versiones que interpretaron, en las dos horas no llegaron a seis o siete temas.

El ambiente entre los músicos era estupendo, daba la impresión que se conocieron ayer y estaban tocando una jam improvisada, no parecía que llevaran meses de gira mundial. Todos se daban la vuelta y se quedaban absortos mirando cuando uno de los músicos interpretaba un solo, no hacía falta que les aplaudiéramos, ya se aplaudían y abrazaban entre ellos. Sentido del humor entre Corea y Gadd al contarnos cosas y mucho buenrollismo. Chick Corea es italiano, nos contó como era su verdadero nombre, una larguísima secuencia de nombres y apellidos italianos… resumidos en ese ‘Chick‘.

La guitarra de Lionel Loueke durante todo el concierto sonaba más como un sintetizador que como una guitarra, tenía como un metro a sus pies de pedales y efectos con una gama de sonidos increíbles, en algunos solos dejaba la distorsión sin más y sonaba como Slayer. El bajista y contrabajista Carlitos del Puerto con una imagen sesentera a lo Santana era un absoluto maestro, nada de background armónico y protagonismo absoluto.

Y Corea y Gadd haciendo lo que les daba la gana con pasión, una sonrisa en la boca y pasándolo bien, al menos eso transmitían. El sonido en la sala, pensado para conciertos de música clásica era estupendo, lo malo eran todas las luces encendidas, acostumbrados a juegos de luces escénicos era la única variable discordante a una velada genial.

Que gusto asistir a conciertos como este: buena música, buen sonido, buen ambiente, buen precio. Últimamente estamos sufriendo algún que otro timo de rock and roll y no todos son así…

 

No hay comentarios

Cuéntanos algo!

Sonido EPF·····························································© 2013 Francis Tsang y Pablo de las Heras························································Síguenos enfacebook