David Byrne / St. Vincent

Byrne
MADRID 5 de Septiembre de 2013

 

MADRID 5 de Septiembre de 2013

David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Cartel  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 SET List  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Autógrafo

David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Foto 1  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Foto 2  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Foto 3  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Foto 4  David Byrne - Madrid 5 de Septiembre de 2013 Foto 5

David Byrne, con su pelo blanco, se parece a David Lynch. Y al igual que en las películas de este, el concierto del primero recuerda a las escenas oníricas que soñaba el agente Cooper de Twin Peaks. Música envolvente, cadenciosa, iluminación contrapicada, misteriosa, sugerente…

Más parecidos razonables. Si cruzáramos a la modelo Christy Turlington y a la replicante Rachel de Blade Runner, le damos una guitarra y mucho talento artístico, quizá nos encontráramos con Annie Erin Clark, AKA St. Vincent. La referencia a aquella pseudo-androide no es gratuita teniendo en cuenta la manera robótica que tiene Annie de moverse por el escenario, con pasitos motorizados y los brazos tiesos. Sin embargo cuando hace sonar su guitarra destierra la mínima posibilidad de que pudiera ser una mujer-florero (como las bajistas de Smashing Pumpkins). Un tipo tan listo como Byrne no caería en esa exhibición vacua. Nuestra chica aprendió a tocar en la exigente escuela de Berklee, cuna de Steve Vai, Keith Jarret, Pat Metheny… y canta con voz cristalina, entonando con precisión cada palabra, mientras abre los ojos un montón.

Tres cuartos de aforo en el Circo Price. Un sitio perfecto para conciertos. La pareja feliz venía a presentar Love this giant, su proyecto conjunto. Este es un disco apreciable, pero es en directo donde todo cobra sentido. La banda, con una sección de 8 instrumentistas de viento más batería y teclado, construyen un andamiaje melódico maravilloso alrededor de las voces de los dos protagonistas. Aunque Byrne es la estrella, el peso del show está muy equilibrado para que la chica interprete mucho de su trabajo en solitario. Entre todo lo que ella cantó hay que destacar The Party (perteneciente al disco Actor) con un ritmo de vals embriagador y luces azules de Polo norte que nos dejó asombrados.

Los 61 años del ex-Talking Heads no se notan en absoluto. Buen aspecto físico y una voz que no parece haber variado en tono desde aquella época hasta hoy. La versión de Wild, wild life, con todos los miembros de la banda desfilando delante del micro para cantar cada estrofa fue un momento para recordar con una sonrisa.

David Byrne nos permitió presenciar una comunión musical entre su generación y la de Annie Clark. Un puente creativo tendido entre el siglo XX y el XXI. Los asistentes al concierto no nos limitamos a ser meros testigos de la transmisión de esa herencia. Disfrutamos cada nota, cada arreglo, cada segundo….

No hay comentarios

Cuéntanos algo!

Sonido EPF·····························································© 2013 Francis Tsang y Pablo de las Heras························································Síguenos enfacebook